Yeny Franco Krause, consejera de la CODENI de Filadelfia

“La unidad, la coordinación y la claridad de las funciones nos permiten proteger a nuestros niños”.

 

La responsable de la CODENI de Filadelfia, Yeny Franco, destaca el impacto de la capacitación y asistencia técnica promovida por el proyecto Paraguay Okakuaa en el marco del fortalecimiento institucional de las instancias de protección a la infancia y adolescencia en el departamento de Boquerón: A través del proyecto, logró dimensionar claramente el ámbito de competencia de las CODENI y adoptar mecanismos de coordinación y articulación interinstitucional para proteger a los niños, niñas y adolescentes de la comunidad.

La protección de la infancia y adolescencia depende, en términos institucionales, de un Sistema Nacional de Protección creado por el Código de la Niñez, que tiene como principal instancia a nivel local a la Consejería Municipal por los Derechos del Niño, la Niña y el Adolescente, más conocida como CODENI. Desde las municipalidades, las CODENIs son las encargadas de asegurar el acceso a atención especializada para proteger y garantizar los derechos de todos los niños, niñas y adolescentes de las comunidades, desde una perspectiva de articulación de las demás instituciones involucradas en las acciones de protección y promoción de derechos.

A través de la capacitación y la asistencia técnica, el proyecto Paraguay Okakuaa contribuye al fortalecimiento de las CODENIS de tres municipios del departamento de Boquerón: Filadelfia, Mariscal Estigarribia y Loma Plata. Yeny Franco es consejera de la CODENI de Filadelfia, que recibe apoyo desde 2018. Recuerda que, un año antes, había recibido su solicitud de registrar a un adolescente trabajador, y no sabía qué hacer al respecto. “Un estanciero quería contratar a un adolescente de 17 años para el trabajo de campo. En ese entonces no tenía clara la responsabilidad como CODENI, ni qué decía la ley en relación con el trabajo infantil y al trabajo adolescente, pero eso cambió con Paraguay Okakuaa”. A partir de los primeros contactos comenzó a recibir orientación y capacitación, facilitándole no sólo su labor de protección, sino la articulación interinstitucional para derivar situaciones cuya intervención corresponde a otras instancias. “Antes sentía que todo el peso de la responsabilidad de velar por el bienestar de toda la niñez, la adolescencia e incluso las mujeres del Chaco caía sobre mis hombros. De alguna manera mal entendía mis funciones y asumí trabajos que no se ajustaban a la visión y misión de la CODENI, y en muchas ocasiones me encontraba actuando como abogada, fiscal, policía, jueza, doctora… cuando en realidad mi misión giraba en torno a la consejería, asesoramiento, articulación y prevención de todo tipo de violencia y promoción de derechos”.

Gracias al fortalecimiento de las instancias locales promovido por Paraguay Okakuaa, Yeny hoy día no carga de manera individual con el peso de una tarea que es colectiva e interinstitucional. Yeny recuerda que desde el momento en que comenzaron a recibir las capacitaciones del proyecto se produjo un cambio en la perspectiva de todos los funcionarios, ya sea de la Municipalidad, Gobernación, MTESS, Ministerio Público, etc. Hoy día, Yeny tiene absoluta claridad de la importancia del trabajo coordinado y articulado con otras instituciones y organizaciones, paradigma aprendido a través del respaldo y orientación de Paraguay Okakuaa.“La unidad, la coordinación y la claridad de las funciones nos permiten proteger a nuestros niños”. Destaca que el acompañamiento y mentoreo constante del proyecto, por intermedio de la especialista en Trabajo Forzoso, ha logrado fortalecer y afianzar el Sistema de Protección a nivel municipal y departamental. Además, valora las acciones de sensibilización ciudadana, incluidas las campañas de comunicación sobre derechos laborales y derechos de la infancia y adolescencia. A su criterio, todas estas acciones impactaron positivamente en la comunidad, disminuyendo progresivamente las situaciones de violencia y abuso a niños, niñas y adolescentes de Filadelfia. De hecho, las estadísticas de atención de la CODENI sí lo demuestran, ya que en 2018 hubo 236 denuncias y en 2019 esa cantidad se redujo a 178. “Sentimos un respaldo constante, pues Paraguay Okakuaa nos ha brindado herramientas y estrategias precisas para articular acciones eficaces”.