Riquelme

“Sueño con ser profesor y poder enseñar a los demás niños de mi comunidad”

Riquelme Miranda es un niño que irradia alegría y brillo en su mirada. A sus 10 años, con su energía y ganas de aprender fue protagonista de importantes logros: En 2019 ganó un concurso de lectura y fue reconocido como mejor alumno del tercer grado en su escuela.

La relación del pueblo nivaclé con la identidad civil es por demás flexible. Las personas de este pueblo indígena pueden cambiar de nombre las veces que quieran. Riquelme es uno de ellos. Y con la misma libertad con la que decidió tener de nombre un apellido, eligió volcar su tiempo al amor por los libros.

Riquelme es un niño que destaca por su buen rendimiento académico, su notable talento como bailarín y su facilidad para relacionarse con las demás personas, habilidades que desarrolló durante los 2 años que asistió diariamente al Espacio para Crecer (EpC)  de Cayin o Clim, implementado por el proyecto Paraguay Okakuaa. “Ahí me ayudaron con mis tareas, aprendí a dibujar, a bailar, a cantar, también a practicar la lectura, y a escribir mucho mejor en castellano. Pude además conocer el arte nivaclé y el valor de nuestra cultura”.

Los EpC son servicios de protección, donde los niños y las niñas asisten en contra turno de la escuela y realizan además de refuerzo escolar, actividades de desarrollo personal y fortalecimiento comunitario. En el caso de los EpC de Cayin o Clim, se trata de la primera experiencia de un servicio de esta naturaleza en una comunidad indígena, en este caso del pueblo nivaclé. Considerando el contexto social, en estos EpC los educadores se han concentrado en impulsar la formación de los 100 niños y niñas participantes, trabajando en reforzar su autoestima y su valoración identitaria indígena. Y Riquelme, con su amor a la lectura, encontró su vocación, y ya tiene claro que su futuro está en las aulas, enseñando a los niños y niñas de su comunidad. “Quiero ser un maestro que enseñe con amor y alegría a sus estudiantes”.

Desde hace poco, Riquelme está tomando lecciones de guitarra, con gran destaque. Su madre, Orlanda Miranda, está profundamente orgullosa de su hijo porque “le gusta estudiar, ir a la escuela y se esfuerza cada día por mejorar”. Ella agradece al proyecto Paraguay Okakuaa por haber ayudado a su hijo a desarrollar su pleno potencial. “Quiero dar gracias a los educadores del EpC por ayudar a mi hijo, sobre todo a avanzar en la lectura y escritura, y poder expresarse mejor en su idioma y en castellano. Como mamá, voy a luchar cada día por la educación de Riquelme, para que logre su sueño de ser profesor”.