Una de las consecuencias más perjudiciales del trabajo infantil (TI) es el abandono escolar. Según datos oficiales, la no asistencia entre niños involucrados en TI se duplica en comparación a aquellos que no trabajan, con una diferencia de entre 15.6% y 6.6%, respectivamente. Entre los que trabajan, la principal causa de ausencia o abandono escolar es la falta de recursos económicos (28,6%) y el trabajo en sí (26,9%). A través de las tutorías, Paraguay Okakuaa buscó reintegrar a los niños a la escuela, así como promover el trabajo adolescente protegido que, por sus características, garantiza la permanencia escolar.

Derlis tiene 15 años y dejó de ir a la escuela a los 8. En ese momento, estaba en tercer grado. Desde entonces, ayudó a su padre en tareas de construcción en su Troche, uno de los distritos meta de Paraguay Okakuaa. Con el apoyo de Andrea, una de las tutoras del Proyecto, Derlis pudo regresar a la escuela, y retomó el cuarto grado en un programa de alfabetización para personas adultas. Su sueño es completar sus estudios e iniciar alguna capacitación laboral que le permita acceder a un trabajo decente. Lo más importante, para Andrea, es que Derlis comenzó a tener planes para el futuro. «Lo que más me sorprende es su deseo de hacer cosas, y sobre todo de reanudar sus estudios hasta el final«.